EspiritualMENTE

TristeMente

La mente humana es fascinante y ver cómo Dios trabajar en ella, también.