Aluche

Ningún fracaso es definitivo | Pr. Luís Alberto Fernández